Inicio / Visitas / Catedral de Évora

Catedral de Évora

Catedral de Evora
Fachada principal de la Catedral de Évora
La Catedral de Évora! Se ve de lejos su silueta recortada en el paisaje urbano. Más conocida como Sé de Évora, su verdadero nombre es Basílica Sé de Nossa Senhora da Assunção. Esta es la más grande catedral medieval de Portugal y no hay igual en el resto del país.

La Catedral de Évora “protege” la ciudad desde la parte más alta, el lugar elegido para otros edificios icónicos de Évora como el Templo Romano de Évora (Templo de Diana), el Museo de Évora o el Fórum Eugénio de Almeida.

Pero vamos a la catedral. Para llegar, sólo tiene que subir la calle 5 de Outubro, una de las mejores para comprar artesanía de Alentejo. La Catedral de Évora, cuya construcción fue iniciada en 1186 y consagrada en 1204, fue concluida solamente en 1250. Es un monumento fascinante y imponente. Completamente en granito, hace la transición del estilo romántico para el estilo gótico.

Fue mejorada durante los siglos XV y XVI, por lo que son de esa época el coro alto, el púlpito, el baptisterio y el arco de la Capela de Nossa Senhora da Piedade o Capela do Esporão (1529). Esta capilla de la catedral de Évora es un testimonio singular de la arquitectura híbrida plateresca.

En el siglo XVIII, la catedral se ha tornado más rica con la construcción de la capilla mayor, apadrinada por el Rey Don João V. aquí, los mármoles provenientes de Estremoz asumen particular importancia en la sorprendente combinación con la rigidez de las líneas romano-goticas.

Catedral de Évora
Detalle de la puerta de la catedral
Se pueden también contemplar en aquella capilla un precioso Crucifijo, llamado Padre de los Cristos, que se encuentra por encima de la pintura de Nuestra Señora de la Asunción; estatuas alegóricas de los bustos de San Pedro y San Paulo; y un espectacular órgano de tubos del período renacentista.

Pueden verse dos torres del período medieval de cada uno de los lados de la fachada de la Catedral de Évora. La torre del lado sur es la torre campanario, aquella cuyas campanas mandan en el tiempo de la ciudad. En cada uno de los lados de su portal existen espectaculares esculturas de Apóstoles, del siglo XIV, de autoría de Mestre Pêro.

Sin embargo, en el exterior de la Catedral de Évora, el cimborrio es el elemento arquitectónico más espectacular. La torre linterna del cruceiro de las naves, del tiempo del Rey Don Dinis, coronado por una aguja de escamas de piedra es, en realidad, el ex-libris de este monumento.

Además de la entrada en el pórtico principal, hay aún la Puerta del Sol, con arcos góticos, y la Puerta Norte, reconstruida en el período barroco.

La magnificencia de la Catedral de Évora también puede verse en las tres grandes naves en su interior. En la más alta, la nave central, está el altar de Nossa Senhora do Anjo (o Nossa Senhora do Ó). Está hecho en talla barroca, con imágenes góticas de la virgen María en mármol y del Ángel Gabriel. Aún en la nave central, se puede admirar el púlpito y un hermosísimo órgano de tubos del período renacentista.

Las antiquísimas Capelas de São Lourenço e do Santo Cristo y las Capelas das Relíquias e do Santíssimo Sacramento, decoradas con talla dorada, se abren en el transepto. Aquí, en la parte norte, está la espectacular puerta renacentista de la Capela dos Morgados do Esporão.

Se Catedral Evora
Torre con el reloj de la Catedral de Évora
Junto a la entrada, en la nave izquierda, se abre el batisterio, cerrado por bellas rejas de hierro renascentistas. En los claustros, del siglo XIV, están estatuas de los Evangelistas en cada rincón. El claustro de la catedral de Évora, bonito testimonio gótico, es engrandecido por la capilla funeraria de su fundador, el Obispo Don Pedro. Su tumba gótica aún está allí. Recientemente, las sepulturas de los Arzobispos de Évora fallecidos en el siglo XX fueron también colocadas en el claustro.

El coro es del periodo manuelino. La sillería de este coro quinientista de madera de roble con dibujos flamencos esculpidos retrata escenas mitológicas, naturalistas y rurales.

La Catedral de Evora incluye un Museo de Arte Sacro (Museu de Arte Sacra) con un espólio valiosísimo en las áreas de paramentos, pintura, escultura y joyería. Entre las varias piezas guardadas aquí, se destacan una Virgen del siglo XIII (Nuestra Señora del Paraíso – Nossa Senhora do Paraíso), la Cruz-Relicário do Santo Lenho (siglo XIV), el Báculo del Rey Don Henrique y la galeria de los arzobispos. Este museo está instalado en el antiguo Colégio dos Moços do Coro da Sé, edificio adyacente a la catedral.

Hay monumentos que, por sí solo, roban todas las palabras. La Catedral de Évora es uno de esos monumentos. Esta verdadera rareza se descubre poco a poco allá en el topo de la ciudad, en toda su gloria. No deje de visitarla y subir a la terraza para tener, desde lejos, la mejor vista de Évora.

Booking.com

Vea también

Templo Romano de Évora (Templo de Diana)

El Templo Romano de Évora es uno de los más grandiosos y más bien preservados …